Skip links

Los imperios, antepasados de las organizaciones

De la organización máquina a la organización viviente
Photo by Katarzyna Pe on Unsplash (adapted by Jscinteractivo)

Apartes de “Coyunturas evolutivas de la organización” Primera parte del ensayo:

“DE LA ORGANIZACIÓN MÁQUINA A LA ORGANIZACIÓN VIVIENTE: 
Un ciclo evolutivo de la fragmentación a la integración”

Juan Sebastián Cárdenas Salas (Abril, 2015)

 

1. Evolución histórica de la organización

 

Los imperios, antepasados de las organizaciones

De acuerdo con Burbank y Cooper (2011), durante gran parte de nuestra historia miles de años atrás, las interacciones de los imperios (del latín Imperium que significa organización) cimentaron el entorno en el que las diferentes poblaciones contemplaron sus posibilidades políticas, materializaron sus ambiciones e idearon sociedades en las que se formaron estados y naciones que concibieron al ser más influyente del planeta: la organización.

La actitud más sobresaliente de los imperios fue su sed por la expansión y dominio que era saciada con la conquista de territorios a través de la violencia primordialmente. Rasgo adquirido por muchas organizaciones sociopolíticas en diferentes naciones. No obstante, cuando estas conquistas eran rentables -por la riqueza de sus tierras y el capital humano que en ellas habitaban-, algunos de ellos cedían ante la multiplicidad cultural de los recién adheridos logrando en este proceso importantes beneficios y modos de gobierno (Burbank y Cooper, 2011).

Estas formas de movilización y control de los recursos humanos fueron coyunturas que de igual forma tuvieron mucho que ver con la manera en la que posteriormente se configuraron las sociedades de los diferentes estados y naciones, puesto que algunos de ellos eligieron la inclusión, la recompensa y la repartición equitativa de poder, mientras que otros optaron por la extracción, la explotación, y la concentración de poder (Burbank y Cooper, 2011, Acemoglu y Robinson, 2011, Piketty, 2013), o en otras palabras, por la fragmentación.[…] En consecuencia, hombres y mujeres laboraron en “empresas concebidas para sostener economías imperiales” conformando redes de trabajo cuyo objetivo primordial era nutrir las ‘relaciones públicas’ de los imperios y así su poderío o su supervivencia en un entorno donde las amenazas por parte de los diferentes rivales imperiales eran reiteradas (Burbank y Cooper, 2011).

[…]

Los modelos imperiales de Roma y China aunque no fueron los primeros. Conforme lo exponen Burbank y Cooper (2011), tienen gran relevancia debido a que influyeron durante un largo periodo el desarrollo de imperios posteriores que han moldeado nuestra contemporaneidad. Ambos lograron gran expansión territorial permitiendo así una vasta integración comercial y productiva que potenció una economía de escala mundial consistente, idearon organizaciones en las que se fundó el poder del Estado por siglos, y establecieron un fuerte legado cultural e histórico que se esparció por el mundo entero.

[…]

1  2  4  5  6  7  8

Subir a la parte superior de la página